Tendencias y características de los marcos de ventana minimalistas – Parte I

Ventanas minimalistas y modernas para edificios nuevos

El primer paso para saber si las ventanas minimalistas modernas son adecuadas para usted es comprender qué le gusta y cuál es el estilo dominante de su casa. Normalmente, en un edificio moderno de nueva construcción, la elección del diseñador recae en el tipo de ventana que más subraye y realce la esencialidad de la arquitectura.

Por lo tanto, se prefiere una ventana con el impacto estético más lineal, con el marco más fino posible: una presencia con carácter gráfico que no ocupe espacio visual y deje todo el campo al acristalamiento para que reciba la mejor luz solar posible.

> En Villa Ostuni, la vista exterior de la ventana francesa, de vidrio estructural, no presenta interrupciones: el cerramiento «desaparece», resaltando la abertura y el revestimiento mural utilizado.

Últimas tendencias en interiorismo

A principios de año, la Semana del Diseño de Milán dictó algunas tendencias en el campo del interiorismo que merece la pena conocer si está planeando un cambio de ventanas y puertas.

  • Los espacios abiertos siguen atrayendo a todos aquellos que no quieren renunciar a la flexibilidad espacial y funcional. Un entorno abierto y versátil es, de hecho, el sistema que se adapta a la mayoría de las situaciones y ofrece un amplio margen de imaginación a arquitectos y diseñadores. El tipo de ventana preferido es la corredera elevable: las ventanas practicables se deslizan sobre raíles bajos o empotrados, permitiendo cubrir grandes luces con las dimensiones de hoja más pequeñas posibles. El perfil mínimo del marco Skyline Sliding, con sólo 37 mm de grosor visible, combina perfectamente tanto con los interiores más rigurosos y sobrios como con los más eclécticos.

> En Villa Costa Smeralda, las puertas correderas Skyline abren el espacio abierto hacia la hermosa costa sarda de Golfo Aranci.

  • Vuelven los colores oscuros para los muebles: los tonos profundos confieren una estética sofisticada y atrevida a todos los componentes, tanto móviles como fijos. Las texturas más populares son las vetas de madera, los materiales marmóreos abigarrados y los acabados metálicos en tonos oro, plata y bronce, que confieren a los productos un carácter elegante y lujoso. En cambio, se prefieren tonos más neutros, como el blanco o el marfil, para paredes, suelos, cerramientos y todos los elementos destinados a perdurar en el tiempo.

> En Villa Verona, el concepto de monocromía se lleva al extremo: el color blanco reservado a las paredes, el suelo y los cerramientos de las ventanas crea un fuerte contraste con el mobiliario totalmente negro de la zona de estar.

  • El gusto por los muebles nórdicos confluye en la tendencia más amplia de la ecosostenibilidad: adquiere valor estético y social todo lo que es natural, artesanal y hecho a medida, a la luz de la nueva mentalidad que exige del mercado un producto de calidad que perdure en el tiempo, que se pueda reciclar y/o con el menor impacto ambiental posible. El complemento personalizable y creado a medida según las exigencias del cliente es más contemporáneo que nunca; a las decoraciones de antaño se prefieren las líneas sencillas y minimalistas, mezcladas con elementos vintage de gusto retro o industrial.

> En Villa Desenzano, la puerta corredera elevable Skyline Sliding combina perfectamente con el color de la mampostería gracias al acabado lacado de muestra.

    Rellene el formulario para solicitar un presupuesto